¿Te duele la espalda como si llevaras sobre tus hombros el peso del mundo?

Te diré algo:

El mundo, se sostiene solo perfectamente,

así lo hizo antes y así lo hará después.

¿Te sientes agotada, tensa y crees que nunca aprenderás a relajarte?

Has intentado aprender a relajarte más de una vez pero solo has conseguido ponerte más nerviosa e irritarte.

Te parece que estás perdiendo el tiempo

¿Sientes un peso sobre los hombros el cuello, tu espalda esta rígida y dolorida?

A veces parece que tu espalda es de cartón, como si se pudiera romper en cualquier momento.

Ese dolor de espalda es un impedimento para seguir con tu día a día.

Duermes pocas horas y te levantas cansada

Los días y las semanas se hacen eternos solo piensas en que llegue el fin de semana para descansar, pero nunca es suficiente.

Sigues cansada

La conciliación familiar se hace muy difícil.

Siempre parece que hay algo que dejas de lado.

Lo intentas pero, no dejas de sentirte culpable y de pensar que lo tendrías que hacer mejor. No llegas.

Caes rendida después de comer, a veces tus digestiones son pesadas.

Tienes flatulencias y el estomago te molesta.

Sabes que tienes que hacer algo, pero ¿qué?

Te propongo mi método Osakabi.

Para una espalda flexible, libre de dolor y estrés

¿Cómo?

Crearemos un entorno de protección y seguridad donde, durante hora y media practicaremos:

1) Iniciación al Taichí

El Tai Chi es una disciplina que tratan de equilibrar los procesos corporales, mejorar las capacidades físicas y fortalecer la salud, aumentando nuestra esperanza de vida.

A través de sus movimientos armónicos y relajados, tonifican el cuerpo sin dañarlo, mejoran la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio.

A través de la respiración, el Chi Kung consigue aumentar nuestra energía y favorecer su libre circulación por todo el cuerpo, además de calmar y centrar la mente.

 2) Diafreoterapia

Tiene efectos sobre el sistema neurovegetativo regulando el ritmo de vigilia y sueño y mejorando el funcionamiento de los órganos ya que permite la liberación de los bloqueos energéticos.

En Diafreo buscamos la armonización integral de la persona. Tomando como base un trabajo corporal, de estiramientos de las cadenas musculares buscamos recuperar, mediante la liberación de las tensiones y la conciencia corporal, cada parte de nuestro cuerpo. Se trata de “dejar ir” expresiones guardadas en las memorias corporales para recuperar, además de la salud,  otros fragmentos de nuestra identidad que hayan podido quedar hipotecados.

Una clase de Diafreo

Consta habitualmente de varias fases: toma de contacto, estiramiento o movimiento, toma de conciencia e integración, expresión y armonización.

Tiene una duración aproximada de una hora y media.

Después de escuchar las demandas del grupo, la profesional intentará situar donde están los principales bloqueos, tanto   musculares como energéticos.

Se trabaja con grupos pequeños, máximo 10 personas.

El/la profesional va proponiendo diversas líneas de trabajo. Observando y prestando ayuda a quien lo necesite.

Se proponen trabajos de conciencia corporal, movimientos de taichi y chikung, estiramientos de la cadena muscular, trabajos energéticos y movimientos emocionales del cuerpo.

La finalidad es la búsqueda del equilibrio, de la flexibilidad y de la integración del “yo” corporal.

Tomamos en consideración fundamentalmente la respiración, buscando la recuperación del movimiento diafragmático, la conciencia y la canalización energética; para restituir así las conexiones perdidas y descubrir la capacidad que todas tenemos de relajar las tensiones profundas.

Estas compensaciones aparecen como bloqueos respiratorios, rotaciones, latero-flexiones y lordosis en cualquier punto de la cadena muscular, debido a la triple función de los músculos poli articulares.

Esta es la base física.

Reconocer y soltar los nudos escritos en el cuerpo lleva a la concienciación y la comprensión de las causas de los bloqueos. Pueden surgir imágenes, informaciones y emociones que estaban bloqueadas.

En el momento oportuno proponemos movimientos de expresión emocional del cuerpo con un acompañamiento final en la elaboración e integración.

Desde la mirada de la Diafreo no podemos separar las estructuras física, energética y psíquica.

Cada participante será invitada a estar a la escucha de la circulación energética: percibirla, y comprender donde, porqué y en qué circunstancias se bloquea y de qué manera puede abrirla de nuevo.

A partir de la sesión será invitada a observar y explorar su vida cotidiana. A observar cuáles son las situaciones en las que su musculatura se vuelve a contraer y su respiración se bloquea de nuevo; cuáles son las percepciones o expresiones que necesita bloquear. Para así darse cuenta de lo que está expresando su cuerpo con su actitud y estructura y de qué manera ello condiciona su forma de relacionarse y de vivir.

Y, con el tiempo, podrá ir relacionando todo ello con la historia de su vida.

La clase termina con la fase de integración y armonización.